3 lecciones de ventas que aprendí en una mesa de poker

Poker ventas

En el poker como en las ventas un 20% de los jugadores se llevan el 80% del dinero.

Las ventas y el poker tienen más en común de lo que puede parecer. No me refiero al chiste fácil de que todos nos creemos grandes jugadores (o vendedores) y cuando perdemos (o no vendemos) lo achacamos a la suerte, a que me despisté o a cualquier otro factor que no sea admitir nuestra falta de habilidades y/o conocimientos de la materia.

Más bien me refiero a que para triunfar en cualquiera de los dos, debemos trabajar duro, dominar gran variedad de técnicas y sobre todo continuar formándonos e investigando nuevos campos. Recordad que tanto en el poker como en las ventas un 20% de los jugadores se llevan el 80% del dinero.

Siguiendo con el título de esta entrada, podréis imaginaros que soy un amante del poker. No puedo decir que sea un excelente jugador, pero si puedo decir que gano más que la mayoría de mis amigos. Pero sobre todo he conseguido aprender varias lecciones que he podido aplicar satisfactoriamente en el mundo de las ventas:

 

1. No son las cartas, son tus oponentes

 

La mayoría de los jugadores juegan centrándose en sus cartas. Si las tengo buenas voy con todo, sino me tiro. No entienden que para ganar no siempre debemos lleva la mejor jugada, sino que debemos hacerle entender a nuestro oponente que nuestras cartas son invencibles.

Para ello debemos entender lo que nos dice nuestro adversario y prestar suma atención a sus movimientos. Cuando los entendamos, el resto estará hecho.

Ocurre lo mismo en las ventas. No debemos centrarnos tanto en nuestro  producto, más bien debemos escuchar a nuestro cliente, entender quien es, qué papel juega en la venta, cuales son las motivaciones que lo mueven, para poder reaccionar adecuadamente. No se trata de forzar la venta apostando fuerte, entiende el juego y triunfa.

 

2. Agresivo pero listo

 

Un buen jugador de poker no ve muchas manos, o sube o se tira. Al menos debes apostar en tantas manos como las que ves. Si no puede que te pierdas uno de los puntos críticos del poker: ganar una mano porque todos se han retirado.

En las ventas ocurre lo mismo. Si todo el tiempo estás mandando mensajes de venta, incluso cuando el cliente no está preparado para dar el siguiente paso, acabarás consiguiendo que te eliminen de la lista antes de llegar al proceso de cierre.

Si por el contrario eres demasiado pasivo, te perderás una gran cantidad de oportunidades de mejorar tu cifra. Es obligatorio tener integrado un proceso perfecto entre marketing y ventas para poder llamar a la persona correcta en el momento correcto, al igual que un jugador profesional de póquer sabe cuando apostar o tirar las cartas.

 

3. Retirarse a tiempo

 

Un buen jugador de poker no juega muchas manos. Sabe que si se mete en mil batallas, en alguna lo van a pillar y acabará vencido. Es mejor guardar la munición para cuando se nos presente una buena oportunidad.

En ventas tenemos que ser capaces de diferenciar un lead bueno de uno malo. Con los buenos nos esforzaremos al máximo para cerrar la venta lo antes posible. Los malos no les daremos la espalda, pero tampoco serán nuestra prioridad. Nuestro tiempo es valioso, nuestra balas están contadas, escojamos bien nuestros objetivos y no perdamos el tiempo con oportunidades fantasiosas o con caza menor.

 

Si estás leyendo esta entrada significa que te gustan las ventas, si es así y quieres estar actualizado no dejes de suscribirte a mi newsletter o seguirme en las redes sociales!

Posted in Nuestra profesión Tagged with: ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*


You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Descarga mi Ebook Gratuito

Recibe en tu email los últimos artículos

* = required field

Unete a nuestro grupo en linkedin